· 

Agentes culturales (sí, los públicos también)

Sigamos con nuestro tema: los públicos

Ustedes, como creadores o como gestores o como productores: ¿cuándo se hacen la pregunta sobre a quiénes va dirigido su proyecto? O quiénes lo usarán, o a quiénes beneficia, o quiénes se verán involucrados, o por qué las personas pagarán o se moverán por su proyecto… ¿Cómo es ese público, de dónde vienen, cómo será mejor que se enteren, necesitan un espacio físico con características particulares, comparten la experiencia o son solitarios? Si ya los conocen, si es un público amigo o seguidor: ¿tendrían que renovar la oferta o darle lo mismo que ya conoce de ustedes? Si están convocando un público distinto o ampliando su convocatoria: ¿hay algo que sumar en función de su regreso?

La pregunta sobre el público abre una gama de componentes a tener en cuenta durante y hacia el desarrollo y concreción del proyecto. No observarlo es desaprovechar, como mínimo, el tiempo y los recursos (además de la oportunidad de estar más cerca del éxito de la idea). Significa no contar con estrategias acertadas para resolver la cuestión más importante de una cultura sostenible: amplificar la experiencia.

Si las artes producen el extrañamiento de la cotidianidad: el desarme de la alienación; entonces la cultura, el desenvolvimiento de nuevas competencias empáticas entre las personas. El proyecto cultural abraza el contacto entre todos los agentes de alguna manera involucrados. Los relaciona aún así no convivan en un mismo momento. Por eso es tan importante, cuando nace una idea, entender para y con quiénes.

 

No estamos solxs

La cuestión de ese factor tan fundamental en el engranaje cultural como son los públicos, ha sido tomada por numerosos autores desde distintos enfoques, tanto desde lo específico del comportamiento, como desde el análisis en la incidencia económica.

La buena noticia es que existe abundante bibliografía en español, puesto que en países como España, México o Chile, la profundización sobre este tema tiene importantes cultores que observan al individuo, los grupos y también abren la mirada al campo donde se juegan los roles: “No es sino dentro del campo cultural y de sus articulaciones con el mundo social que podemos redefinir todos los términos de la ecuación que constituye los consumos culturales, los cuales usualmente se miran naturalizados;”-propone la mexicana Ana Rosas Mantecón- “se trata entonces de desentrañar el proceso por el cual determinados productos se transforman en ofertas (bienes y servicios) culturales, ciertos sujetos sociales en públicos, así como los agentes productores de las obras, del valor de las obras y de las habilidades para relacionarse con ellas, con dinámicas específicas de producción, circulación y recepción de los bienes culturales.” Como se ve, el análisis puede trascender un estudio fáctico que solucione y mejore la relación entre los diversos agentes que intervienen en el hecho cultural en un momento dado… pero vamos a seguir en ello porque es el pequeño paso que queremos 

recomendar desde NOS.

 

Antes, miremos alrededor:

Sin embargo, no olvidemos que somos parte de un campo con sus características y condiciones, y que hay mecanismos que nos atañen, otros que podemos sortear, modificar, y que siempre es mejor actuar colectivamente (porque entre más disfrutamos más cultura). 

No somos ingenuos y sabemos que hay dos macro marcos, cuales son el mundo virtual (que no nos confundamos: es parte de la realidad global en la que estamos todos embebidos, y existe per se), y las políticas culturales que discrepemos o adhiramos, sostenemos con los impuestos. Dentro ellos coincidimos tanto creadores, gestores, productores y públicos. Y en uno más amplio aún: el derecho humano al acceso y al disfrute de la Cultura

Tantos los contextos son más o menos elegidos, más o menos probables, combinables, construibles, alterables. Todos estos ofrecen oportunidades, amenazas y herramientas para el desenvolvimiento de los proyectos culturales. Todos atraviesan las relaciones entre los agentes a los que nos hemos referido, desde el nacimiento de la idea abstracta hasta su trascendencia en el tiempo/espacio.

En un próximo artículo ahondaremos en las preguntas sobre los públicos con las que comenzamos este, terminamos ahora advirtiendo que el consumo o la participación cultural se concibe como un impulso socialmente regulado y generado; cuando nos relacionamos con una oferta cultural (artística, artesanal, comunitaria, etc.)  buscando entrar a un conocimiento y a una experiencia estética, a la vez buscamos satisfacer otras necesidades de relación, de identificación grupal, regional, nacional o multinacional.

 

ALE COSIN


ESTE POST... CONTINUARÁ!


Escribir comentario

Comentarios: 0

Quiénes somos

Somos tus pares... 

Recorrimos uno y otro lado del objeto cultural y de la comunicación, creamos/participamos; y gestionamos nuestros proyectos comenzando a los porrazos como todxs, haciendo camino al andar, y adquiriendo herramientas que deseamos compartir.

Porque nos interesan las personas con sus ideas. Porque nos importa la cultura emprendedora abierta a la diversidad de miradas. Porque hacer sostenible un proyecto es tener en cuenta al público, a los participantes, a los usuarios, a los clientes..............

Ponete en contacto, somos expertxs en escuchar/conversar. Hagamos cosas juntxs.

COORDINACIÓN

Tel/WA: (11) 69380414

info@nosgestionculturalentrepares.com

Buenos Aires/Argentina